;  MY LIFE: APRENDER EN LAS DIFICULTADES

About

16 junio 2011

APRENDER EN LAS DIFICULTADES


Aprender en las dificultades.
Texto compilado de un articulo de Marta Schröder.
A veces la vida nos pone en situaciones que no esperábamos, entonces sentimos que el mundo se hunde bajo nuestros pies, que todo se tambalea produciendo unos cambios en nuestro entorno que nos hacen sentir que nada volverá a ser igual que antes, entonces y a consecuencia de estos cambios caemos en una crisis personal. Nada de lo que nos dicen nos sirve, estamos desorientados, nos invaden las emociones, el miedo, la tristeza y la rabia se entremezclan y nos cuesta entender que esta pasando. Queremos estar solos, porque en el fondo sentimos que lo estamos. Pensamos “ya nunca será como antes”. Y así es.

Los problemas en nuestras vidas pueden ser un avance o un retroceso, pero en ningún momento son neutros. Son una forma de hacernos despertar y aprender, colocándonos frente a una situación decisiva. Una crisis personal es una encrucijada ante la cual solo hay dos salidas; quedarnos en el pasado o utilizar lo ocurrido como trampolín para tener una vida mejor. Paulo Coelho expresa muy bien esta situación cuando dice; “Lo que ahoga a alguien no es caerse a un río, sino permanecer sumergido en él”.

Mientras todo nos va bien, podemos decir que son periodos de descanso. Pero cuando tenemos problemas nos movemos, avanzamos y aprendemos, la lección esta ahí; y es nuestra la oportunidad de aprovecharla.Cuando estamos en el interior del pozo, pensamos que no volveremos a ver la luz pero como dice un antiguo proverbio sefardí “Recuerda que la hora más oscura es la que precede al amanecer”.

Si buscamos, siempre encontraremos la manera de seguir adelante, la vida no se detiene y las crisis nos lo demuestran ya que ante nosotros aparecen nuevas opciones.Nadie nos garantiza que el siguiente paso que demos será mejor que el anterior, pero seguro que será diferente, nos enseñará cosas nuevas y nos permitirá tener nuevas experiencias distintas. Todas las crisis pueden ser sanadoras; solo depende de cómo las afrontemos.

Besos, carmen.