;  MY LIFE: EL CUARTO CHAKRA, amar y ser amados.

31 julio 2011

EL CUARTO CHAKRA, amar y ser amados.




EL CUARTO CHAKRA
El cuarto chakra nos hace que podamos percibir cómo amamos y como somos amados. Este chakra del corazón está estrechamente relacionado con el timo, que controla el sistema inmunológico, es también en cierto modo el mediador entre todos los demás chakras, siendo el punto medio entre ellos.Cuando este chakra está cerrado, los demás están desequilibrados. La persona con este problema siente que el mundo es una selva donde jamás se sentirá seguro (esto repercute en el primer chakra), sus relaciones serán frívolas y variadas (segundo chakra), y tratara de llenar su falta de amor con cosas y posesiones, compensando así su vacío con la persecución del poder y del estatus (tercer chakra). Esto da como resultado; falta de autoestima, desconfianza, miedo a expresarse espontáneamente por temor a las criticas y puede que ahogue su creatividad porque piense que no tiene nada valioso que ofrecer (quinto chakra). En este caso los niveles más elevados de la consciencia estarán obstruidos (sexto y séptimo chakra), ya que la consciencia de lo que es la vida y su relación con el Todo quedará distorsionado al no ser capaz de sintonizar la vibración del amor, que es en realidad lo que mantiene unido a todo el universo.Para trabajar el cuarto chakra tenemos que meditar sobre la imagen que tenemos de nosotros mismos, sobre nuestro niño interior y las necesidades que él tiene, y si nuestro Yo adulto ha sido compresivo y sensible con sus necesidades. Miraremos si estamos bloqueados y no sabemos dar y recibir amor. Puede que nos demos cuenta de que no hemos recibido el suficiente amor siendo niños y nos creamos en la necesidad de protegernos cerrándonos en nosotros mismos para no mostrar nuestra vulnerabilidad.
Averiguar cuales son nuestros hábitos de pensamiento negativos respecto a nosotros y a los demás y renunciar a ellos será muy beneficioso tanto de tipo moral, como de físico. Recordemos que todo juicio negativo que hagamos de los demás nos rebaja tanto como a ellos, nuestras criticas no solamente nos contraen e impiden el libre fluir de la energía en nosotros y nuestras relaciones, sino que atraen más cantidad de energía desagradable en su orbita personal. Todo aquello a lo que nos resistimos, persiste, hasta que nos limitemos y lo dejemos estar, no tiene porque gustarnos las cosas, y mucho menos convertirnos en lo que los demás son, pero las energías deben ser respetadas, y todos somos energía.
Pensemos si tenemos que trabajar en estas cosas:El autodesprecio.El sentimiento de culpa.Guardar resentimientos. Vivir en el pasado.No perdonar ni siquiera a nosotros mismos.Ser intolerante con los demás, prejuzgar y criticar.Exigir perfección en nosotros y en los demás.Incapacidad de recibir de los demás.Miedo a ser vulnerable y no poder controlar las situaciones.Miedo a complicarnos la vida con unos sentimientos que no sepamos manejar.
Meditación:Sentados haremos unas respiraciones profundas relajando nuestro cuerpo y dejando pasar las imágenes que vengan a nuestra mente sin analizarlas ni juzgarlas. Evocaremos la imagen de la persona que sintamos que nos quiere y, la imaginaremos a nuestro lado sintiendo la energía amorosa que emana de ella. Sentiremos como esa energía penetra en nuestro cuerpo, envolviéndonos en un agradable calor, permitiremos que ese amor penetre en nosotros y, como nosotros devolvemos amor a esta persona. Imaginemos que a esa persona se unen otras hasta formar un circulo que forma un anillo de color rosado a nuestro alrededor, recibamos esta energía de amor convirtiéndonos en una figura de luz, entonces comenzaremos a fluir nuestro amor a los demás unificándonos. Nos bañamos en esta energía amorosa, nos sumergimos en ella, nos empapamos en ella y nos entregamos a ella. Disfrutaremos de esta sensación todo el tiempo que necesitemos, después volveremos a nuestro lugar de meditación dando las gracias a aquellos que nos quieren y devolviéndoles amor, lentamente aremos unas respiraciones profundas, sintiendo como nuestro timo esta lleno de energía.Besos, carmen.