;  MY LIFE: ESTA ESPAÑA MIA.......

27 septiembre 2011

ESTA ESPAÑA MIA.......

LA RADIO.
El auge de la radio en España hay que atribuirlo a una gran comercialización de los aparatos de radio y a un continuo experimentar con diversos géneros radiofónicos que atrajeran al público. Estos géneros pueden definirse en dos: los concursos cara al público y los seriales radiofónicos. Los concursos se inventaban una España fácil y de jauja. Los novelones radiofónicos unían al anticomunismo militante todos los recursos para que las masas permanecieran en un estado de aturdimiento colectivo. De esta manera el serial heredaba la función que había tenido el folletín, cargados de intención política, y servidos por un medio que solo necesitaba electricidad para llegar al último rincón de cada oreja, y se limitaban a colaborar en la guerra fría junto con la OTAN con un espíritu lleno de generosidad ya que por aquel entonces España no estaba en esta entidad. La voz de los comisarios del pueblo turbaba el quehacer de las amas de casa a las cinco de la tarde, dando tema de conversación allí donde coincidieran más de dos mujeres. Los hombres sonreían al escucharlas con suficiencia, pero no dejaban de poner la oreja a los guiones nocturnos, y, además , su parcela de masculinidad radiofónica estaba cubierta por los programas que hablaban de futbol.Casi a mediados de la década los Festivales de San Remo consiguieron infiltrar la canción italiana en millones de orejas universales. Del “Volare” al “Ciao Ciao Bambina” media un periodo de esplendoroso dominio de la canción italiana sobre la conciencia receptora del público europeo y americano; y, como no los españoles, la mayoría de los cuales no estaban muy al corriente de gramática, cantaban en ¿italiano?, estas bellas y pegadizas canciones. La canción francesa llega al público mayoritario en los años cincuenta de la mano de Trener padre de la moderna canción francesa. Tenemos que distinguir entre la canción moderna de Francia y otro tipo de canción francesa que solo afectaría a las minorías. La primera hablaba de un dulce Francia, mientras que la segunda era la triste Francia, la triste Europa descarnadamente existencial.España hizo una entrada triunfal con los éxitos de algunos de nuestros cantantes de canción moderna, (tengo que decir emulando a Cervantes: “de cuyo nombre no quiero acordarme”). Mientras la canción nacional que era idónea para el desarrollo de un genero realista, y que contaba historias reales perdió interés y sus reivindicaciones murieron con ella, no pasaron a otro genero y no consiguieron desbancar a la invasión extranjera.Comienzan las ferias en los pueblos dando una sugestión visual de las modernas artes publicitarias, a ellas acuden en grupos: padres, hijos, sobrinos y nietos. Parejas de novios y expediciones de amigos que acuden a la feria como sustituto del cine y del baile. Estas son las gentes que asombradas andan infatigablemente de un lado para otro, admirando un universo que, siendo, en última instancia, el suyo, apenas conocen y raras veces comprenden. Y así, entre feria y hambre, castañuelas y llanto, procesiones y odios, se va abriendo camino esta España mía…….Esta España nuestra.
Carmen.