;  MY LIFE: MARY SHELLEY.

12 octubre 2011

MARY SHELLEY.




Hay historias reales que superan a las de ficción; una de ellas es la biografía de Mary Shelley, a la que yo conocí como escritora y admire en su novela de Frankenstein.
Mary Shelley nace en Londres el 30 de Agosto de 1797, su padre era filosofo y libre pensador, y su madre escritora feminista. Su vida comienza ya con un hecho dramático; la muerte de su madre pocos días después de nacer ella. Su padre William Godwin nunca le perdono a Mary que su nacimiento le quitara la vida a la madre, acusación injusta ya que su madre murió por falta de asepsia médica, pero esto provoco en la niña un complejo de culpabilidad que no la iba a abandonar nunca.


Mary vivía con la primera hija de su madre Fanny Imlay, nacida de libre unión, y su padre se vuelve a casar con la viuda Mary Jane Clairmont que aporta al hogar otra hija, Jane. Las tres niñas crecieron en un ambiente de gran cultura y moral librepensadora. En 1814, Mary conoce a poeta Percy Shelley, se enamoran y a pesar de que el estaba casado, se fugan a los dos meses de conocerse. A la fuga se unen Jane, y Fanny se queda en casa, tímida e introvertida se suicidaría con laudano poco tiempo después.Mary y Shelley se casaron en 1816, este fue un año muy importante para ella, ya que habiéndose encontrado en Suiza Shelley y Lord Byron, en el transcurso de una velada en la cual se desencadeno una gran tormenta, Byron sugirió a todos los allí presentes que escribieran una historia de fantasmas, el germen de lo que escribió Mary esa noche cristalizo en la novela Frankenstein o El moderno Prometeo, tenia entonces 18 años y según ella contaba el argumento se le ocurrió durante una pesadilla horrible que tuvo. La novela se publico en 1818, aunque en principio anónimamente. Mary y su marido viajaron por; Francia, Suiza, Inglaterra, Alemania, Holanda, Italia, quedándose embarazada varias veces, aunque de cuantos hijos tuvo, sólo le sobrevivió uno, Percy-Florencia. Todas estas perdidas, incluyendo la de su madre al nacer, y su temprana viudez, le crearon el trauma de que era incapaz de retener la vida de las personas queridas, y de que ella misma era un símbolo de esterilidad y muerte, llegándose a especular que Frankenstein, el monstruo por ella creado no era sino un alter ego de ella misma; simbolizando el ser ideal en el que la quiso convertir su padre y que le falló como falló el engendro a quien lo creara.


En el año 1819 escribió Mathilda, cuyo argumento menciona la pasión incestuosa de un padre por su hija, lo que no deja de abrir una puerta a muchas suposiciones, tal vez totalmente gratuitas, pero la verdad, siempre intrigantes, Mathilda se publico en 1959.Mary escribió varias novelas y cuentos cortos, se gano la vida escribiendo artículos, biografías y ensayos por encargo. Nunca se volvió a casar, ni se le conocieron más relaciones, vivió consagrada a su trabajo, y a su escasa familia falleció a los 54 años, en 1851.


Esta es resumida la biografía de una escritora cuya vida como veréis supera a cualquier novela.Carmen.