;  MY LIFE: SEGÚN DICE LA NASA

About

19 noviembre 2011

SEGÚN DICE LA NASA


Falta poco para 2012, que se ha convertido, por mediación de los amantes de la pseudociencia y de Internet, en el año de todas las desgracias. Una de ellas es la posibilidad de que una gigantesca tormenta solar devaste la Tierra. Los científicos han advertido en numerosas ocasiones de la necesidad de protegernos de las eyecciones de partículas del Sol, que pueden, si son fuertes y apuntan directamente a nuestro planeta, provocar serios problemas en nuestras redes de energía y comunicaciones. La propia NASA elaboró hace años un informe en el que se ponía en el peor de los casos y que suponía una catástrofe mundial. Sin embargo, ante la expectación que ha levantado este fenómeno, la agencia espacial ha querido poner las cosas en su sitio y llamar a la calma, desmontando una serie de mentiras extendidas popularmente y que circulan por la Red. Para empezar, el Sol alcanzará su máxima actividad a finales de 2013 o a principios de 1014, no en 2012 (aunque antes se consideraba el año previsto) y ni siquiera entonces tendrá la suficiente energía para enviar un latigazo de fuego desde 93 millones de millas que pueda destruir la Tierra. La agencia reconoce la necesidad legítima de proteger la Tierra de las formas más intensas del clima espacial -grandes descargas de energía electromagnética y partículas que a veces pueden llegar desde el Sol-, pero también recuerda que el ciclo solar (once años de actividad, once de tranquilidad) se ha producido durante milenios sin provocar daños excesivamente graves. Actualmente, nos encontramos inmersos en un ciclo de gran actividad. El calor explosivo de una llamarada solar no puede llegar a la Tierra, pero sí pueden hacerlo las partículas energéticas y la radiación electromagnética. Las llamaradas solares pueden alterar temporalmente la atmósfera exterior, provocando interrupciones en la transmisión de la señal de, por ejemplo, un satélite GPS, haciendo que equivoque sus parámetros muchos metros. Otro fenómeno producido por el Sol podría ser aún más perjudicial. Conocida como una eyección de masa coronal, estas explosiones solares impulsa partículas y fluctuaciones electromagnéticas en la atmósfera de la Tierra, lo que podría hacer estallar los transformadores en las redes eléctricas. Las partículas también pueden chocar con la electrónica a bordo de un importante satélite e interrumpir sus sistemas.AdvertenciasEn un mundo cada vez más tecnológico, donde casi todos dependemos de los teléfonos móviles y el GPS controla no sólo el sistema de mapas de los automóviles sino también la navegación aérea y los relojes extremadamente precisos que rigen las transacciones financieras, el clima espacial es un asunto serio. «Pero es un problema del mismo modo que los huracanes lo son. Uno puede protegerse a sí mismo con información previa y las precauciones adecuadas», afirma la NASA en un comunicado.Como ocurre con la alerta de un huracán, los científicos de la NASA y la NOAA advierten a las empresas eléctricas, los operadores de naves espaciales y los pilotos de avión antes de que una eyección de las grandes alcance la Tierra, para que puedan tomar las precauciones adecuadas. Mejorar las capacidades de predicción de la actividad del Sol de la misma manera que la predicción del tiempo ha mejorado durante las últimas décadas es una de las razones por las que la NASA estudia el Sol y el clima espacial. «No podemos ignorarlo, pero podemos tomar las medidas apropiadas para protegernos», dicen. «Y, incluso poniéndonos en lo peor, las llamaradas solares no son físicamente capaces de destruir la Tierra».
Menos mal que dicen que no pasa nada, y entonces ¿para que tanta advertencia?. Claro que no llega aqui la llamarada solar, pero con las particulas y la radiación electromagnetica que nos va a llegar, ya tenemos bastante ¿O no?
Carmen